top of page
Buscar

Qué tan importante es aprender inglés en la actualidad

Actualizado: 24 nov 2022

Los límites de mi idioma son los límites de mi mundo.

Ludwig Wittgenstein


Historia de dos conquistas lingüísticas


En el muy lejano 1519, Hernán Cortés se hallaba en plena batalla para cristalizar la conquista de Tenochtitlan y los territorios del poderoso imperio Azteca. Para ello, una condición fundamental era ganar adeptos entre los pueblos vecinos a través de una astuta campaña de “relaciones internacionales”. Uno de los obstáculos más importantes para lograrlo era la comunicación. ¿Cómo ganar la complicidad de los líderes locales sin el dominio de sus idiomas?


Entre las filas de los conquistadores había, ciertamente, quienes fueron aprendiendo algunas expresiones en náhuatl, otomí o chichimeca gracias a sus incursiones previas en los territorios del altiplano central mesoamericano. Sin embargo, esos intentos eran (y son) insuficientes para comunicar las sutilezas diplomáticas que crean alianzas.

Fue entonces que, prodigiosamente, un grupo de caciques de Tabasco entregó a Cortés uno de los obsequios más redituables que pudo haber imaginado: junto con piezas labradas en oro y ricos objetos adornados con plumería, recibió a Malitzin, una joven indígena originaria de la actual región veracruzana, que hablaba fluidamente el náhuatl y el maya, y muy pronto aprendería el castellano. El eslabón definitivo para sellar alianzas y culminar la conquista había llegado. Malitzin no solo fue capaz de establecer las redes de comunicación necesarias en términos lingüísticos, sino también culturales, al informar a los españoles sobre las costumbres locales, sus aspiraciones y debilidades. El resto, es historia.


Poco menos de tres siglos antes (1271), con apenas 17 años, el mercader veneciano Marco Polo viajó en compañía de su padre y su tío hacia el Asia Oriental, con la intención de comerciar a lo largo de la llamada Ruta de la Seda. Así, cruzaron planicies, montañas y desiertos; pasaron por Persia, Samarcanda y Turquestán y, finalmente, llegaron a la corte de Kublai Khan, líder del imperio mongol.


Debido, en buena parte, a su conocimiento de distintos idiomas (se cree que dominaba por lo menos cinco lenguas orientales, incluyendo el persa y el mongol, además de italiano y francés), Marco Polo ganó el favor de Kublai Kahn y llegó a desempeñarse como supervisor de aduanas, gobernador e informante del amo y señor del imperio más extenso y poderoso de la época.


Los anteriores son tan solo dos ejemplos de la relevancia que ha tenido a lo largo de la historia el conocimiento de distintas lenguas y la habilidad de trasladar los mensajes de un idioma a otro. Gracias a ella se han construido y destruido civilizaciones enteras, y se han ganado y perdido guerras; por otro lado, también se ha difundido el saber, se ha compartido la cultura y, por breves pero significativos momentos, se ha afianzado la fraternidad humana.


El prestigio de las lenguas


Ahora bien, en un sentido totalmente pragmático, sabemos que ciertos idiomas tienen una presencia determinante en el ámbito global. El francés, por ejemplo, es considerado el idioma cultural por antonomasia; el árabe es la segunda lengua de mayor importancia en los negocios; el chino es la que tiene más hablantes en el mundo y el español es el idioma de mayor crecimiento en la actualidad.


How important is learning English nowadays?