top of page
Buscar

¡Píntate de naranja este Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer!


El Día Naranja, va más allá de ser solidarios portando una prenda de color, es una oportunidad para asumir un compromiso en la búsqueda de un futuro mejor.


La violencia ha sido motivo de diversos estudios a lo largo de la historia de la humanidad. Para muchos, ésta es un rasgo inherente a la naturaleza humana; para otros, es la propia evolución de la civilización lo que ha corrompido al ser humano. Lo cierto es que, cualquiera que sea la aproximación, ambas posturas coinciden en que: el tipo de sociedad que se construye puede ayudar a mitigar o fortalecer este tipo de conductas.


Por ello, este 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, es una excelente oportunidad para atraer nuestra atención a este preocupante tema, no sólo reconociendo los grandes logros y avances que se han tenido, que han sido significativos; sino también, buscando crear conciencia y sensibilización acerca de la importancia de construir bases sólidas sobre las cuales ejercer la labor educativa y nuestro actuar cotidiano.


La violencia de género en los centros educativos ha crecido en los últimos años. Una de cada tres niñas ha sido violentada de alguna forma[1]; hay algunos países en los que esta cifra se incrementa, pasando a 7 de cada 10[2]. De acuerdo con la Unesco, si bien la violencia en las aulas se ha incrementado, esta sigue pasando desapercibida, lo que conduce en casos extremos a la tolerancia de ésta y a su normalización en diversos contextos. En nuestro país, 6 de cada 10 mujeres han sido violentadas. Cifras alarmantes. Cifras que estremecen. Cifras que obligan a actuar corresponsablemente y, de forma multidimensional, para lograr incidir y, realmente, generar un cambio.


Los centros escolares y los docentes tienen un papel preponderante en esta labor. Si queremos hablar de una educación inclusiva y de calidad, se deben garantizar espacios seguros y canales de comunicación suficientes en donde se establezcan líneas de acción y se compartan conocimientos para erradicar la violencia y proteger a las niñas y niños del país. Se debe también eliminar el estigma de que la violencia de género está circunscrita a ciertos estratos de marginación y pobreza. Más bien, faltan tanto criterios para un adecuado registro, como indicadores claros que nos permitan dimensionar con precisión la violencia dentro del contexto escolar. Un ejemplo de ello lo encontramos en los Países Bajos (país con un alto nivel de desarrollo), en donde se realizó un estudio y se encontró que el 27% de los alumnos había sufrido violencia de género. En el mismo estudio, realizado por la unesco se estima que, alrededor de 246 millones de niñas y niños son objeto de violencia verbal[3]. Lo anterior confirma que la violencia de género es un problema de alcance mundial, y si bien se tienen registros de una mayor prevalencia en contra de las niñas, no es menos cierto que en los niños va en aumento.


Estas cifras obligan a no sólo reconocer y hablar sobre la violencia contra las mujeres, sino a tratar de entender el origen y las causas de ésta para lograr intervenir desde su base con el fin de erradicarla. En este contexto, poner los reflectores en estos temas allana gran parte del camino, y pone sobre la mesa un problema que, de no actuar, cimbra la idea de un futuro como sociedad tal como la conocemos.


En este sentido, en las escuelas se deben generar espacios de reflexión seguros en donde se hable sobre temas torales, como la violencia, la tolerancia, la paz, la inclusión, la equidad, la diversidad, etc. Y que en estos espacios participen todos los involucrados en el quehacer educativo, de tal forma que las escuelas, en conjunto con las familias, sean la punta de lanza de una educación basada en valores, en donde se construya una sociedad en la que permee la colaboración y la paz como ejes que marquen las acciones cotidianas. Espacios en donde los docentes den el ejemplo y, siendo consistentes y congruentes, vivan en primera persona una educación para la paz y la convivencia. Los docentes deben abanderar la erradicación de la violencia contra la mujer, como el único camino viable para alcanzar una educación igualitaria y de calidad.


Si asumimos que la escuela es un reflejo y extensión de la sociedad, se hace imprescindible que se definan acciones conjuntas entre los diversos actores que confluyen en ésta: docentes, estudiantes, autoridades educativas, padres de familia y gobiernos en sus diferentes niveles, que impliquen un reordenamiento y redireccionamiento de lo que deseamos como sociedad, en donde la diversidad, la equidad y la inclusión sean los ejes rectores de una sociedad justa y plural.


Conmemorar este próximo 25 de noviembre, el Día Naranja, va más allá de ser solidarios portando una prenda de color, realmente es una oportunidad para asumir un compromiso desde la consciencia y el corazón, en donde desde nuestro actuar diario pongamos nuestro granito de arena para un futuro mejor y un mundo libre de violencia contra mujeres y niñas.


#DíaInternacioalDeLaEliminaciónDeLaViolenciaContraLasMujeres #NiUnaMasNiUnaMenos




Bibliografía


La violencia contra las mujeres no es normal ni tolerable. Garantizar los derechos humanos de las mujeres y las niñas es trabajo de todas y de todos. ONU Mujeres. México. https://mexico.unwomen.org/es/noticias-y-eventos/articulos/2018/11/violencia-contra-las-mujeres (Consultado el 20 de noviembre de 2022)

La violencia de género en las escuelas y en sus alrededores impide que millones de niños de todo el mundo desarrollen plenamente su potencial académico. UNESCO. https://es.unesco.org/news/violencia-genero-escuelas-y-sus-alrededores-impide-que-millones-ninos-todo-mundo-desarrollen (Consultado el 20 de noviembre de 2022)

Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

https://www.diainternacionalde.com/ficha/dia-internacional-eliminacion-violencia-mujer#resTit_4 (Consultado el 20 de noviembre de 2022)


El valor de la educación frente a la cultura de la violencia. España. ISSN 0214 - 7564

https://www.ugr.es/~pwlac/G19_32IsabelFrancisca_Alvarez_Nieto.html (Consultado el 20 de noviembre de 2022)


Un estudio publicado en “Nature” muestra que la violencia en el ser humano tiene profundas raíces evolutivas. UGR.

http://canal.ugr.es/noticia/estudio-publicado-ennature-muestra-la-violencia-humano-profundas-raices-evolutivas/ (Consultado el 20 de noviembre de 2022)


[1] La violencia contra las mujeres no es normal ni tolerable. Garantizar los derechos humanos de las mujeres y las niñas es trabajo de todas y de todos. ONU Mujeres. México. https://mexico.unwomen.org/es/noticias-y-eventos/articulos/2018/11/violencia-contra-las-mujeres (Consultado el 20 de noviembre de 2022)


[2] Ibid


[3] La violencia de género en las escuelas y en sus alrededores impide que millones de niños de todo el mundo desarrollen plenamente su potencial académico. UNESCO. https://es.unesco.org/news/violencia-genero-escuelas-y-sus-alrededores-impide-que-millones-ninos-todo-mundo-desarrollen (Consultado el 20 de noviembre de 2022)




Fuente original: redmagisterial.com.

59 visualizaciones