Buscar

Los futuros de la educación: haz oír tu voz

Actualizado: 2 mar

El regreso a clases presenciales ha sido en todo el mundo como la marea baja tras el tsunami: dejó al descubierto los daños y pérdidas que sufrió la educación en todas las latitudes debido al cierre de escuelas detonado por la pandemia de Covid-19.


Harán falta 11 años para recuperar el aprendizaje perdido en la pandemia


La Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) publicó en 2021 un informe titulado: Efectos en la Educación iberoamericana: un año después de la COVID-19. En este estudio se analizó la pérdida de aprendizaje de los alumnos y cómo impactaría el desarrollo económico de los países de la región.


Según la evidencia que recopilaron después de sólo un año de cierre de escuelas concluyeron que la pérdida de aprendizaje de los estudiantes en todos los niveles educativos provocaría pérdidas en el ingreso per cápita de los países, la cual sería mayor justamente en los países con menor Producto Interno Bruto (PIB).


… en un país de renta alta se puede estimar una caída del PIB presente y futuro del 6%. En Iberoamérica, donde coexisten países de ingreso medio y bajo, esa cifra puede llegar a más que duplicarse en los de ingreso medio, y a multiplicarse hasta por 7 en los de ingreso bajo.


Lo anterior nos ofrece un panorama puesto en números de la realidad que los educadores ya podíamos intuir al observar lo que ocurre en las comunidades de México: mientras mayor es la marginación y la vulnerabilidad de la población, el impacto de la pandemia en la educación alcanza niveles inconmensurables.


De acuerdo con pruebas diagnósticas realizadas en estudiantes de São Paulo, la OEI estimó que harían falta hasta 11 años para recuperar el aprendizaje perdido.


La solución de organismos internacionales para el aprendizaje perdido: Tutorías


El informe de la OEI apunta a que la forma más efectiva de recuperar estas pérdidas producidas por el cierre de las escuelas, es la realización de tutorías de pequeños grupos de refuerzo y apoyo.


Realizar tutorías apareció en el discurso de los organismos internacionales como una solución en el ámbito global para paliar la pérdida del aprendizaje. El Banco Mundial también las recomendó:


Las tutorías deben realizarse en grupos pequeños, centrarse en las habilidades básicas (matemáticas y lengua) y ajustar la instrucción al nivel de competencias de cada alumno, es decir, enseñar al nivel adecuado. Este apoyo adicional a los estudiantes no es barato, por lo que los países deben ser realistas, se necesitan más recursos.


Pero, ¿qué ha sucedido en aquellos países que han sido “realistas” y han destinado recursos sin precedente a la impartición de las tutorías?


El New York Times describió lo sucedido en su país en el artículo titulado: Regreso a la escuela, pero aún aprendiendo en línea.


En esta publicación, el periódico nos cuenta que la administración Biden diseñó el Plan de Rescate Estadounidense, a través del cual se destinarán $122 mil millones de dólares a las escuelas durante tres años, y una parte considerable de estos fondos se destinó a las tutorías.


Pero debido a la escasez de mano de obra, el alto costo de la tutoría de calidad y la influencia de una industria de tecnología educativa en crecimiento, gran parte de la tutoría se llevará a cabo a través de una pantalla de computadora, y no siempre con un ser humano en el otro extremo.


Invertir en tutoría virtual está permitido por el Plan de Rescate Estadounidense, pero los resultados han sido desalentadores. Tan solo tomemos como ejemplo lo dicho por una madre de familia citada por el New York Times: “La idea de la tutoría en línea como una solución me confunde”. Su hijo de 13 años ya había tenido una experiencia frustrante con la educación remota y no fue diferente con la tutoría virtual. “Solo ver a mi hijo tratando de prestar atención a cualquier cosa virtual es difícil”, expresó la madre de familia.


Hacia una nueva educación post pandemia: haz escuchar tu voz


La problemática de la pérdida de aprendizaje, por lo tanto, se ha vuelto evidente en extremo y las soluciones imaginadas hasta ahora por los organismos internacionales aparentemente ya han fallado. En este contexto, la Unesco ha lanzado una iniciativa a nivel mundial en la que puede participar cualquier persona interesada, como tú, maestra, maestro, para brindar opiniones sobre el rumbo que debería tomar la educación. ¿Qué debemos hacer y qué deberíamos dejar de hacer?


La iniciativa titulada: Los futuros de la educación, un nuevo contrato social para la educación, en palabras de la propia Unesco, busca: replantear cómo el conocimiento y el aprendizaje pueden conformar el futuro de la humanidad y del planeta.


Maestra, maestro, Red Magisterial se hace eco del llamado de la Unesco y te invita a participar en esta encuesta de sólo 2 minutos, en la que deseamos conocer tu punto de vista sobre cuáles son los retos que enfrenta la educación post pandemia. Participa aquí y haz escuchar tu voz, ¡ayuda a configurar el nuevo rostro de la educación en el mundo!




Fuente original: redmagisterial.com.







164 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo