top of page
Buscar

La poesía: arte, inteligencia y emoción

Enseñar poesía puede ser una forma eficaz de animar a los estudiantes a considerar cuidadosamente sus experiencias y establecer conexiones con sus compañeros. En este artículo, un docente propone nueve pasos para usar la poesía en el aula y favorecer la educación socioemocional.

La pandemia por Covid-19 propició que muchas escuelas priorizaran la inteligencia social y emocional, el bienestar y el sentido de pertenencia. Cada mañana, nuestras clases comienzan con reuniones comunitarias y utilizando materiales curriculares diseñados para ayudar a promover la preparación para la vida y la carrera. Siempre estoy buscando formas de presentar más oportunidades para leer y experimentar la poesía. ¿Por qué?


La poesía es la antigua forma de arte de utilizar el lenguaje para expresar la condición humana. Hay muchos poemas maravillosos que expresan cada faceta de lo que significa estar vivo, tener experiencias emocionales, sentir y pensar. Por lo tanto, la poesía es el compañero natural de cualquier programa que busque desarrollar las habilidades de aprendizaje social y emocional (SEL, por sus siglas en inglés) de los estudiantes. La poesía ha estado haciendo esto en sociedades de todo el mundo durante miles de años.


Presentar la poesía y enfatizar la atención al detalle


Antes de comenzar este trabajo, ya había utilizado la poesía para comenzar el año y ayudar a los estudiantes a establecer metas para su crecimiento personal. También logré incluir algunos poemas haiku de los famosos poetas japoneses Basho e Issa para ayudar a estimular el interés de los estudiantes. Descubrí de inmediato que mis alumnos tenían poca experiencia leyendo y reaccionando ante poemas, por lo que esto reforzó mi instinto de utilizar obras más breves.

Estructuré la introducción de un poema de la siguiente manera en nueve partes, que es una versión condensada del proceso que utilizo al analizar poemas:


  1. Lea el poema una vez sin comentarios. Les digo a mis alumnos que se necesitan al menos dos escuchas de un poema para comenzar a verlo mentalmente.

  2. Lee el poema por segunda vez.

  3. Pregunte a los estudiantes si hay alguna palabra que no entiendan. Considero que esta es una herramienta de enseñanza vital al comienzo del año, ya que quiero que los estudiantes tengan la confianza suficiente para hacer preguntas, decirme lo que no saben y para que contribuyan a informarse unos a otros.

  4. Vuelva a leer el poema por última vez si hay muchas palabras nuevas.

  5. Pregunte a los estudiantes cuál es su imagen favorita del poema y por qué. La explicación puede ser limitada al principio, así que trate de fomentar conexiones personales con sus propias vidas o lecturas más amplias.

  6. Pregunte a los estudiantes qué palabras les llaman la atención y por qué.

  7. Pregunte a los estudiantes si notan algo sobre la forma del poema. En general, encuentro que los estudiantes están desarrollando el vocabulario para hablar sobre estructuras y recursos poéticos, y esto requiere tiempo en la lectura de las lecciones. Sin embargo, algunos poemas, como La carretilla roja”, de William Carlos Williams , tienen un fuerte componente visual que a los estudiantes les encanta observar. (Pista: los versos parecen un objeto descrito en el poema).

  8. Pregunte a los estudiantes qué significa el poema para ellos. Trate de evitar preguntar qué quiso decir el escritor con el poema. Esta es una trampa común en la que los profesores caen y los poetas les dirán que no es importante. La poesía es, después de todo, una forma de arte en la que el escritor comparte una experiencia con el lector y el lector toma de ella lo que quiere o puede.

  9. Repita lo anterior tantas veces como sea posible. Confíe en que cuanto más lo haga, más estudiantes participarán y se sentirán más cómodos con este tipo de pensamiento conceptual.


Relacionar poemas con objetivos de aprendizaje SEL


Después de este mini proyecto de poesía, comencé a planificar la lección de la reunión comunitaria de la próxima semana. Durante este proceso siempre estaba pensando: ¿Qué poemas podrían coincidir con los objetivos centrales y ayudar a presentar el tema? ¿Cómo puede la poesía ayudar a inspirar el tipo de pensamiento más profundo que se requiere de mis alumnos? A veces es un desafío lograrlo, dado que este trabajo está programado de 7:45 a 8:00 todas las mañanas, cuando los estudiantes bostezan, digieren el desayuno y desean estar todavía en la cama.


Busco que los poemas sean relativamente cortos, dado el estrecho espacio de tiempo; diversos en sus autores; y accesibles en su contenido. El poema debe entenderse de inmediato; esta no es una lección de análisis de poesía.


Mantener la poesía en primer plano


Continuaré usando la poesía de esta manera durante todo el año escolar. De este modo, puedo combinar una pequeña pieza de literatura poderosa con contenido SEL. Siento que esta es una pequeña victoria en mi batalla actual para mantener viva la poesía en nuestro sistema escolar, que está bajo presión para ofrecer resultados, llenar vacíos y abordar los muchos problemas de la sociedad moderna. La poesía siempre ha sido y puede seguir siendo una herramienta vital para ayudar en esto último. La poesía puede ayudar a los estudiantes a desarrollar inteligencia emocional y habilidades sociales; ampliar el uso del lenguaje oral y escrito por parte de los estudiantes; inspirar a los estudiantes a convertirse en pensadores críticos más profundos; ayudarnos a todos a convertirnos en mejores versiones de nosotros mismos. Por eso la poesía y la educación son una combinación perfecta.



Fuente original: redmagisterial.com/

348 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page