Buscar
  • IESPE

No hablamos peor, hablamos diferente

Actualizado: 13 de feb de 2019

Mariángeles García, licenciada en Filología por la Universidad Complutense de Madrid, recibió el Premio Nacional de Periodismo Miguel Delibes que fue instituido en 1996 para promocionar el buen uso de la lengua hispana en los medios de información, así como para su pervivencia y protección.[1]


Mariángeles García recibió este galardón por su obra Relatos ortográficos, compendio de cuentos con un toque humorístico que sirven de punto de partida para reflexionar sobre el uso correcto o incorrecto del idioma español.

En este ejemplo de sus Relatos ortográficos la autora nos da una lección sobre cómo enseñar gramática mientras se chacotea libremente.


Relatos ortográficos: Deshojar la margarita[2]

Por Mariángeles García

Lo quería con todas sus fuerzas. Mucho. Muchísimo. Pero había en él un detalle, una nimiedad —decía su suegra—, que Lucía no podía soportar: su indefinición. Sergio era incapaz de dejar las cosas claras. Siempre a medias, no sabía cuándo su novio quería expresar un ‘tal vez’ y cuándo era tajante en el ‘no’. “Eso es que te quiere tanto que no sabe negarte nada”, le decía su amiga Lola. Pero Lucía sospechaba que no era amor incondicional, sino que asomaba cierta debilidad de carácter en su pareja que no le gustaba nada. Parecía apatía. Pura desidia, puro desinterés hacia lo que ella necesitaba escuchar. Y, sin embargo, a pesar de esa ‘nimiedad’, Lucía lo quería con todas sus fuerzas. Mucho. Muchísimo. O eso pensaba.


La de arriba debe de ser una historia con tintes reales. ¿O es debe ser? ¿Hay dequeísmo en la primera afirmación? ¿O quizá queísmo en la segunda? Bueno, los que no sepáis qué contestar, como el buen Sergio, seguid leyendo, que os va a gustar.

El verbo deber puede ir construido de dos maneras: con preposición más infinitivo o solo con infinitivo. A priori, pues, las dos expresiones son correctas. Pero su significado no es el mismo si las construimos de una manera u otra. ¿Cómo distinguirlo?


La norma dice que deber + infinitivo expresa obligación o sugerencia: Lucía debe quererlo mucho (está obligada a quererlo)

Mientras que deber + preposición + infinitivo expresa probabilidad, duda o incertidumbre: Lucía debe de quererlo mucho (quizá lo quiera, quién sabe, es posible).

Así pues, no lo hacemos bien si queriendo expresar una obligación metemos la preposición por medio:


*El frigorífico debe de estar enchufado para que funcione. ¿Alguien duda de que si no está conectado a la luz no funcionará? Pues si nadie lo duda: debe estar enchufado.

Fácil, ¿no? Pues no tanto. Como en la vida misma, hay una excepción y todo lo cierto pasa a ser relativo. ¿Es correcto, entonces, decir deben ser las diez para expresar la probabilidad de que así sea? Pues sí, amiguitos. Lo es. En estos casos en los que el contexto deja claro que hablamos de una suposición es posible eliminar la preposición. Un ejemplo más de esto:

El tren debe haber salido ya expresa la misma probabilidad que El tren debe de haber salido ya.


Es muy frecuente encontrar estos errores de uso en titulares de periódicos. Así que cuando encontréis frases como * Rajoy debe de afrontar los casos de corrupción en su partido, tened claro que no están imaginando al bueno de Mariano revolcándose en un montón de dudas al respecto. Salvo que lo estéis leyendo en La Razón, que entonces, ya, tal…

Este ejemplo, que nos hemos permitido transcribir completo, da cuenta de un estilo y una forma de aproximarse a la escritura sin la pomposidad que ha caracterizado por siglos a las normas acerca del idioma. Lo que piensa García sobre estas normas lo deja muy claro en otro de sus Relatos ortográficos:


… Hoy vamos a hablar de cómo se escriben los títulos de «obras de creación», como las llama la RAE. Porque se observa por ahí una tendencia peligrosa a hacerlo mal y la Academia, que ya está muy mayor, se lleva unos soponcios tremendos.[3]

Así, divertida, con el estilo relajado y ocurrente que podemos observar en estos fragmentos, Mariángeles García dio la lección más importante acerca del idioma español cuando, con motivo de su premiación, reivindicó a las redes sociales como un medio para que “mucha gente se exprese, ya sea de forma correcta o incorrecta”.


“No hablamos peor, hablamos diferente” dijo la filóloga y agregó que lo más importante en estos días es que “cada vez la gente escribe más y las personas han perdido el miedo a expresarse” y esto, en su opinión, es debido a la “libertad” que dan las redes sociales.[4]

___________________________________________________________________




[1] La ganadora del Delibes reivindica la libertad lingüística de las redes. (2019). Recuperado de https://www.fundeu.es/noticia/la-ganadora-del-delibes-reivindica-la-libertad-linguistica-de-las-redes/


[2] García, M. (2015). Relatos ortográficos: Deshojar la margarita | Yorokobu. Recuperado de: https://www.yorokobu.es/deber/


[3] García, M. (2015). Relatos ortográficos: El viajero engreído | Yorokobu. Recuperado de https://www.yorokobu.es/escritura-de-titulos-de-obras/


[4] La ganadora del Delibes reivindica la libertad lingüística de las redes. (2019). Recuperado de https://www.fundeu.es/noticia/la-ganadora-del-delibes-reivindica-la-libertad-linguistica-de-las-redes/

87 vistas