Buscar
  • IESPE

Programación: una asignatura pendiente


Estamos ante un hecho: La educación que los niños están recibiendo en las escuelas no incluye enseñarles a programar. Sin embargo, hay muchos motivos para brindarles esta enseñanza. Quienes no están convencidos tal vez se pregunten: ¿exactamente por qué queremos que los niños sepan programar?



Los expertos coinciden en que, en el mundo actual, y más aún en el panorama del futuro inmediato, el mercado laboral demandará que los usuarios no sólo sepan consumir los productos digitales, como música, videos y diferentes aplicaciones interactivas; muy pronto será crucial que tengan un conocimiento sólido de cómo funciona la tecnología. Eso se convertirá en una característica indispensable en el perfil de los profesionales en muy poco tiempo. En parte, ya lo es.


Es fácil encontrar la evidencia de esto si pensamos en cuáles son las compañías que actualmente se valoran en miles de millones de dólares y que son esencialmente informáticas, tales como Google, Facebook, Instagram, Airbnb, Snapchat y Uber entre muchos otros.


También se habla de que, saber programar, no sólo trae el beneficio de poseer este conocimiento por sí mismo, además desarrolla otras habilidades. Por ejemplo:


1. La programación ayuda a desarrollar el pensamiento lógico y la capacidad de resolver problemas. Codificar enseña a separar un problema complejo y a dividirlo en segmentos más pequeños. Con esta capacidad estaríamos creando una nueva generación de solucionadores de problemas para todas las industrias y ámbitos de actividad.


2. La programación ayuda a entender lo que los usuarios quieren para elaborar soluciones que satisfagan esas necesidades. Esta habilidad es útil en cualquier industria.


3. La programación requiere trabajar en equipo. Los proyectos de codificación suelen ser complejos y requieren que los programadores formen equipos muy grandes donde cada persona realiza un rol específico. La capacidad de integrarse a un grupo de trabajo colaborativo puede aprovecharse en muchas áreas de actividad.


4. El aprendizaje del código incrementa las oportunidades de empleo. Hadi Partovi, cofundador de Code.org, estima que en la próxima década se deberá cubrir la demanda de 1.4 millones de empleos en programación. Las escuelas, tal como son ahora, sólo tienen capacidad para cubrir 400 mil. Será el empleo más requerido de los próximos años y no estamos listos para atender esa demanda.


5. Aprender a codificar les da confianza a los “no codificadores” en el uso de la tecnología. Incluso aquellos que no se dediquen a programar tendrán un mejor desempeño cuando usen dispositivos y programas diversos, les dará confianza en su trabajo y se sentirán cómodos cuando utilicen cualquier tipo de tecnología.


Para impulsar la educación en el área de la programación, la organización Code.org promueve en todo el mundo “la hora del código”, un movimiento orientado a promover que cualquiera aprenda a programar con actividades que tienen una hora de duración. Code.org, se propone que cada estudiante, en cada escuela, tenga la oportunidad de aprender informática, de la misma manera que puede aprender biología, química o álgebra.


Todos deberíamos tener en mente que aprender programación no es complicado, incluso puede ser tan divertido como sumergirse en Minecraft, el conocido juego donde el usuario básicamente construye cosas. A veces requiere destruir para luego construir. Además, debe desplazarse en un entorno que está dividido en bloques. Todo eso convierte a este juego en un ambiente de gran valor para aprender programación.

¿Te gustaría ver un ejemplo de esto? Lo encontrarás en el siguiente MED.

Minecraft: un mundo por programar


El proyecto de aprendizaje de programación que presentamos en el MED es parte de los esfuerzos que se realizan en “la hora del código”. Existen muchos otros ejemplos que están disponibles en forma de tutoriales. ¿Quieres elegir uno para organizar tu propia “hora del código”? Selecciónalo aquí.


Fuente original: redmagisterial.com

161 vistas

Entradas Recientes

Ver todo