Buscar

El Aprendizaje Basado en Proyectos, culturalmente receptivo para enseñar habilidades básicas

La escuela de una pequeña comunidad estadounidense puso en marcha una unidad Aprendizaje Basado en Proyectos que combinaba ciencias, matemáticas y la preparación de “bolitas de masa rellenas” para explorar las muchas culturas de su comunidad.


Al igual que muchos educadores, tenemos altas expectativas al involucrar a nuestros estudiantes en proyectos que sean culturalmente relevantes, construyan una comunidad y apliquen su aprendizaje en un contexto real. El año pasado, hicimos que los estudiantes trabajaran en un solo proyecto que aspiraba a lograr esos tres objetivos.


En el transcurso de ocho semanas, nuestros estudiantes usaron hidroponía para cultivar hierbas que se usaron para hacer bolas de masa rellenas (similares a las gorditas mexicanas). ¿Por qué ese platillo? Cuando se define en términos generales como "masa que encierra un relleno" o "masa que se asienta sobre un relleno", este alimento se encuentra y se ama en culturas de todo el mundo. Como tal, nuestro proyecto celebró la diversidad de nuestros estudiantes y abrió la puerta al intercambio intercultural.


Nuestra escuela está ubicada en Winooski, Vermont, una ciudad con sólo 8000 habitantes, pero es la ciudad más densamente poblada y culturalmente diversa del norte de Nueva Inglaterra. El distrito alberga a estudiantes de 25 nacionalidades que representan 19 idiomas. La mayoría de estas culturas e idiomas estuvieron representados entre nuestros 40 alumnos de sexto grado el año pasado.


El proyecto fue apoyado por una subvención del Instituto Gund para el Medio Ambiente de la Universidad de Vermont e involucró una estrecha colaboración con tres miembros de la facultad: el Dr. Eric Roy, el Dr. Leon Walls y Tricia Brown.



Características del proyecto


Comenzamos pidiendo a los estudiantes que observaran un “mapa de calor”[1] de la producción mundial de alimentos proyectada para 2050 y se formularan preguntas acerca de los datos que muestra. Las observaciones de los estudiantes ayudaron a enmarcar el proyecto hidropónico como una solución local que formaba parte de un rompecabezas global. Pero, ¿por qué cultivar alimentos? ¿Para qué podríamos usarlos? ¡¿Qué tal las bolitas de masa rellenas?! Así comenzó nuestro proyecto en el que los estudiantes cultivaban hierbas para el Gran Desafío Internacional de las Bolas de Masa Rellenas, una competencia amistosa en la que los estudiantes usaron razones y proporciones para desarrollar las bolas de masa más sabrosas con cilantro, albahaca y perejil.


Desde la elección de las plantas por parte de los estudiantes y el cuidado que les dieron hasta la elección de su propia receta de bola de masa rellena. Los estudiantes fueron dueños de su producción y esto fue una línea transversal del proyecto.




















Cortesía de Andrew Wild


Los estudiantes midieron la altura de sus plantas cada semana y durante el almuerzo y los periodos de descanso se tomaron el tiempo para mostrarles a sus amigos sus hierbas. Las plantas fueron un punto culminante de las conferencias familiares, y varios estudiantes regalaron sus plántulas a amigos que no estaban en nuestra clase de ciencias.


El proceso de cocción también se estudió en matemáticas. Los estudiantes eligieron una receta de bola de masa rellena y muchos seleccionaron una representativa de la cultura de su familia.












Cortesía de Andrew Wild


Los alumnos diseñaron experimentos que investigaron cómo la manipulación de la luz impactó el crecimiento del perejil, la albahaca y el cilantro. Literalmente se ensuciaron las manos al plantar semillas, medir el crecimiento de las plantas y cortar las plantas con cuidado.


Nuestras habitaciones se llenaron con los olores de las hierbas a medida que crecían y cuando los estudiantes las cortaban para prepararlas con sus recetas. Y por supuesto, disfrutamos de los deliciosos aromas y sabores de las bolitas de masa rellenas.




Una celebración de la diversidad y la comunidad


El autor y periodista Michael Pollan dijo una vez: “ La comida no es solo combustible.[2] La comida se trata de comunidad, la comida se trata de identidad. Y alimentamos todas esas cosas cuando comemos bien”. Las palabras de Pollan capturan maravillosamente nuestras experiencias en este proyecto. Los miembros de la familia vinieron a ayudar a cocinar. Nuestros estudiantes aprendieron y disfrutaron los alimentos de las culturas de los demás, lo que permitió profundizar y ampliar las conexiones entre estudiantes y adultos.




















Cortesía de Andrew Wild



Incluso si las escuelas no tienen una gran diversidad cultural, los alimentos (¡especialmente las bolas de masa rellenas!) pueden ser un punto de entrada para aprender sobre diferentes culturas y construir una comunidad.


Mejorando aún más las conexiones entre los miembros de nuestra comunidad, los enlaces culturales de nuestro distrito escolar fueron jueces y probadores de sabor en un evento culminante donde también probamos todas las variedades de bolitas de masa rellenas que logramos.


El grupo ganador hizo momos, una variedad de bolita de masa rellena vegetariana proveniente de Nepal y recibió un repollo como trofeo ganador.



Rigor

Todas nuestras bolas de masa eran vegetarianas, pero nos aseguramos de que la "carne" del contenido y las habilidades de matemáticas y ciencias alineados con los aprendizajes se centraran en el proyecto, lo cual encaja con la conceptualización de la autora y consultora educativa nacional[3]. Específicamente, buscamos (en palabras de Hammond) “mejorar la capacidad de aprendizaje de diversos estudiantes que han sido marginados educativamente”.


Los estudiantes midieron la altura de sus plantas cada semana. En matemáticas, calcularon la media, la mediana y la moda de estas medidas y luego las "devolvieron" a la clase de ciencias, donde se analizaron los patrones y se comparó el crecimiento de las hierbas en diferentes condiciones.


Con cada semana, los estudiantes mejoraron sus habilidades analíticas y desarrollaron una mayor independencia como científicos, matemáticos y chefs. Se revisaron las recetas de bolas de masa rellenas para determinar las proporciones para producir los mejores sabores. Los costos de los ingredientes se calcularon utilizando tarifas unitarias y cada bola de masa tenía un precio unitario.



Reflexión

Cualesquiera que sean los sentimientos de los estudiantes sobre el Gran Desafío Internacional de Bolas de Masa Rellenas, dudamos que olviden las altísimas hierbas aromáticas, la deliciosa comida multicultural y el sentido de comunidad y conexión. Esperamos mejorar el proyecto este año y extender la integración de las perspectivas disciplinarias a lenguajes y estudios sociales.





[1] For article Hydroponics project launch. (2022). Recuperado el 18 de octubre de 2022, de https://www.edutopia.org/sites/default/files/2022-10/For%20article%20Hydroponics%20project%20launch.pdf

[2] Pollan, M. (2022). Vote with Your Fork - Nourish: Food + Community. Recuperado el 18 de octubre de 2022, de https://www.nourishlife.org/2011/03/vote-with-your-fork/

[3] Hammond, Z. (2022). A Conversation About Instructional Equity with Zaretta Hammond. Recuperado el 18 de octubre 2022, de https://www.collaborativeclassroom.org/blog/instructional-equity-with-zaretta-hammond/




Fuente original: redmagisterial.com.

519 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo